Domingos felices

27,00 

1 disponibles

Descripción

No hay nada como levantarse un domingo fresca como una rosa y envuelta en un sexy camisón que quizá alguien quiera arrancarnos con los dientes. Quizá, pero, oye, que tampoco hace falta. Que con este tiempo tan bueno una se toma el cafecito asomada a la ventana y es pura gloria.

***

Pieza única.

Resina rectangular de 5 cm con cadena larga de plata.

**

Me he acostumbrado,
(así, como quien no quiere la cosa)
a los domingos sin resaca,
al amor sin golpes
y a la gente sin doblez. 
No es que mi vida sea menos emocionante:
es que las emociones son reales, son sencillas.
Y por tanto,
hacen bien.